IMG_3014

La esperaba allí
En el café de la diez.
Teníamos los minutos contados.

Ella desenvolvía eso
Que en otro sitio no podía,
Se reía del tiempo,
Se nos iba volando.

Después del café,
Divagamos la mente,
Jugamos un poco con el tiempo,
Jugaron nuestras almas.

Era todo un juego,
Ella la reina y yo el peón.
Sin reglas, sin árbitro
Solo el tiempo que siempre nos apuraba.

Desnudó el alma,
La dejó en la cama,
Para poder cubrirme.

Pero como todo trueque,
Llegó a su acuerdo…
Un poco abrupto
¡Qué bruto!

Meter el corazón,
En la historia que quedó marcada,
Absorta y meditabunda
En la borra de café.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s